Haz de tu hijo un SUPERHÉROE

Nuestros hijos deben tener estas competencias, fundamentales para ser felices y emocionalmente competentes.

Dedícale unos minutos a la lectura de este post, te interesará.

1. Hay que saber hacer preguntas. Lo que más deseamos para nuestros hijos, como estudiantes, es ser capaz de aprender por sí mismos. El primer paso para aprender de forma autónoma es  aprender a hacer preguntas. Por suerte, los niños hacen esto de forma natural, nosotros solo debemos alentarles a ello.

2. Debe ser capaz de resolver  problemas. Si un niño puede resolver problemas, puede con todo. Un trabajo nuevo puede ser intimidante para cualquiera de nosotros, pero en realidad es sólo otro problema a resolver. Una nueva habilidad, un nuevo ambiente, una nueva necesidad… son todos los problemas que hay que resolver simplemente. Enseña a tu  hijo a resolver problemas mediante el modelado de solución de problemas simples. De lo fácil a lo complicado…acabará haciéndolo solo. Y  recompensa  esos esfuerzos. Con el tiempo, tu hijo desarrollará confianza en sus habilidades de resolución de problemas, y entonces no habrá nada que no pueda hacer.

3. Enséñale a abordar  proyectos.  Enséñale a afrontar la vida como si fueran proyectos…pequeños proyectos vitales que puede ir alcanzando.  Este blog es un proyecto. Escribir un libro es un proyecto. La venta del libro es otro proyecto. Hacer los deberes de Matemáticas es un proyecto. Aprobar Francés es un proyecto (;-))Trabaja en proyectos con tu hijo, dejándole ver cómo se hace, y luego dejando que lo haga cada vez más por sí mismo. A medida que gane confianza, lo hará  más por su cuenta. Pronto, su aprendizaje será sólo una serie de proyectos con los que está entusiasmado.

4. Ayúdale a encontrar pasión. Ayúdale a emocionarse, enséñale a buscar aquello que lo emociona en cada proyecto.  Conseguirás su compromiso y su felicidad. Por supuesto, déjale que encuentre sus pasiones.. deja que busque en qué se apasiona…y ayúdale a disfrutar.

5. Procura y potencia su independencia. Deja que progresivamente  sean autónomos. Cometerán errores, forman parte del aprendizaje…ganarán en confianza y tendrán éxitos. No necesitarán ni  un papá ni una mamá que en la edad adulta aún deban tener  protagonismo en sus decisiones vitales, asumiendo responsabilidades que no son suyas.  Tampoco necesitará un  jefe que les diga qué hacer en cada momento de su vida profesional. Serán personas libres y averiguarán qué dirección tomar.

6. Deja a tu hijo ser feliz por su cuenta. No cuides todos los detalles para que tus hijos sean felices. Cuando el niño crece, él no sabrá cómo ser feliz, y necesitará del afecto y el cuidado de otros (novios, amigos…) no será capaz de ser feliz consigo mismo y su autoestima dependerá del juicio de otros.  Hay que fomentar que los peques estén  solos  desde una edad temprana: ofrecerles momentos de intimidad y soledad.

7. Dótalo de una habilidad fundamental: la compasión. Ser feliz haciendo felices a los demás. ¿Cómo se enseña ésto?  Sé compasivo con tu hijo en todo momento, muéstrale  empatía,   piensa en voz alta sobre cómo cree que otros puedan sentir. Demuéstrale  en cada oportunidad cómo aliviar el sufrimiento de los demás cuando sea posible.

8. Demuestra tu tolerancia. No seas intolerante con las diferencias. Respeta y enseñarás respeto.

9. Aprender a aceptar el cambio. Creo que esta será una de las habilidades más esenciales en lo que nuestros niños crezcan, ya que el mundo está en constante cambio y ser capaz de aceptar el cambio, para hacer frente al cambio, para navegar por el flujo del cambio, será una ventaja competitiva. Esta es una habilidad que todavía estamos aprendiendo todos. Muéstrale a tu hijo  que los cambios están bien, que se puede adaptar, que puede  aprovechar las oportunidades nuevas que no estaban allí antes, …debe ser una prioridad.

La vida es una aventura, y las cosas pueden salir  mal, o salir de manera diferente de lo que esperaba, y eso es parte de la emoción. Hay que prepararlos. Y nosotros, somos responsables.

La intimidad de tu hijo adolescente

Minientrada

¿Respetas la intimidad de tu hijo adolescente, aun cuando sospechas que está haciendo algo perjudicial para sí mismo y para los demás?

¿Sí?  ¿No?

La respuesta debiera ser No.

Cuando uno educa a los niños, la intimidad y la confianza van de la mano. A cualquier edad, los niños deberían comprender la diferencia entre lo que puede mantenerse privado y lo que como padre o madre debes saber.

¿Qué pasaría si….?

Minientrada

Hemos aprendido que la felicidad llegará cuando completemos lo que nos falta…

Pero…

¿qué pasaría si la iluminación llegara a nuestras vidas y nos diéramos cuenta, así de golpe, de que nuestras noventa y nueve monedas son el cien por cien del tesoro?

 

Jorge Bucay.

Inventar cuentos para educar las emociones

Había una vez un papá que quería educar a sus hijos a través de los cuentos. Investigando, encontró muchos consejos, pero le pareció tan difícil, que decidió abandonarlo.
Ese mismo día, su hija llegó a él llorando: «¡¡no puedo atarme la zapatilla, es muy difícil, buaa!!! ¡nunca podré hacerlo!». Su padre le animó: «ya verás cómo sí; es muy fácil, sólo tienes que esforzarte y practicar un poco». Y al decir estas palabras, se dio cuenta de que él había sido el primero en abandonar algo aquel día…
Así que aquella noche inventó un cuento para sus hijos, aunque no salió muy bien. La noche siguiente lo intentó de nuevo, y fue algo mejor. Al cabo de unos días, tras practicar y seguir aprendiendo, resultó que sus cuentos eran estupendos, y se habían convertido en el mejor momento del día junto a sus hijos.

¿Qué os parece? Como padres podéis también sentiros un poco Dickens y probar suerte! os recomiendo que echéis un vistazo a esta página: http://cuentosparadormir.com/

En ella encontraréis consejos muy interesantes y curiosos, para llegar a las emociones de vuestros peques mediante cuentos, ¿¡se puede imaginar una forma más bonita!?

¿Os animáis a escribirnos alguno?

No dejes de ver nuestra demo de Escuela Virtual de Papis y Mamis

¡¡Empezamos el curso en pocos días!!

Coaching y adolescentes felices

Andurreando por la red, he encontrado un libro que, aunque no es estrictamente un superéxito en temas de coaching psicopedagógico, sí que nos ofrece algunas pistas para complementar nuestra Escuela Virtual de Papis y Mamis en su versión «adolescentes».

El libro en cuestión  se llama «Los siete hábitos de los adolescentes altamente efectivos» y su autor es Sean Covey. Nos llama la atención porque este libro no está dirigido a padres, ni a educadores, está dirigido a ellos, a esas personas que se encuentran inmersas en uno de los períodos vitales más intensos que existen: la adolescencia.

Para empezar  el autor se centra en los centros de interés de un adolescente, y va desarrollando una hoja de ruta para que el joven lector vaya tomando conciencia de su «paradigma» o forma de ver las cosas, y así llegar a la determinación del propio camino y de los hábitos y habilidades que deben jalonar su estrategia de crecimiento como persona.

Como digo, es un libro con el que puedes trabajar con un  adolescente, o puedes iniciar un diálogo con las preguntas que a modo de orientaciones plantea el autor. El enfoque es altamente positivo, de forma que encuentras pistas para ayudar al adolescente que se encuentra en las situaciones de vulnerabilidad propias de la etapa, y sentar las bases para lograr personas felices y emocionalmente estables.